Chillida, Eduardo

  (San Sebastián  1924 - San Sebastián  2002)
  Alias: Chillida
  Web artista: http://www.museochillidaleku.com/span-class-submenu-div-Eduardo-Chillida.5.0.html

Escultor y grabador, Eduardo Chillida Juantegui, nació el 10 de enero en San Sebastián. Tras abandonar los estudios de arquitectura para dedicarse profesionalmente  al fútbol -fue guardameta de la Real Sociedad-, se vio obligado a abandonar esta actividad a causa de una lesión de rodilla.

Comenzó a dibujar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y realizó sus primeras esculturas en el taller de José Martínez Repullés, amigo de la familia. En 1948 se trasladó a París donde coincidió con Palazuelo, persona fundamental en su etapa de formación, con el que entabló una gran amistad. En esta época comenzó a tallar torsos en bloque de yeso influído por las esculturas del arte griego arcaico que había descubierto en el Louvre.

En 1950 se casó con Pilar Belzunce con la que tendría ocho hijos, de los cuales, varios han seguido sus pasos. En esa misma fecha realiza su primera exposición en París.

En estos años comienza a trabajar el hierro, un elemento fundamental de su escultura con el que, en 1954 realizó las puertas de la Basílica de Aránzazu. Una de las características de la obra de Chillida es la importancia que da a las raíces y la tradición vasca, que se filtra de manera especial en los materiales con los que acostumbra trabajar: la madera y el hierro. En este mismo año realizó su primera exposición individual en la Galería Clan de Madrid, a raíz de la cual se sucederán éxitos y exposiciones por todo el mundo, así como la concesión de numerosos premios. En 1955 realizó Hierros de Temblor I donde corta por primera vez la lámina de hierro que será un elemento clave de la obra de los años sesenta. Sus primeras esculturas en madera surgen en 1959 entre las que destaca, Abesti GogoraEn estos años comienza a trabajar el acero, Rumor de Límites IV, y crea sus primeros aguafuertes.

Consolidado ya como un escultor de renombre y en una época en la que los principales museos y galerías del mundo reclamaban la presencia de su obra, comienza a trabajar el alabastro y crea las series Elogio de la Luz en 1965. Y es que efectivamente a mediados de los sesenta Chillida descubrió la luz como elemento que crea la escultura, la transforma y sugiere nuevos espacios al espectador, que debe concentrarse en explorar la obra para conocerla en su plenitud.

En 1969 se instaló delante del edificio de las Naciones Unidas en París el Peine del viento IV. Dos años más tarde, junto al ingeniero José A. Fernández Ordóñez, comenzó a investigar las posibilidades del hormigón para aplicarlo a su obra. Fruto de estos estudios surge El peine de los Vientos, que en 1977 se instaló en la punta de la bahía de San Sebastián. La intervención en espacios públicos le permitió añadir un nuevo concepto a su obra: el site, la importancia del lugar en el que se colocan sus piezas, que interactúan con el espacio modificándolo y cargándolo de significado. 

Poco después, y tras una larga polémica, logró que su escultura Lugar de Encuentros III se situara en el Paseo de la Castellana de Madrid. Por estos años trabajará además con terracota, realizando unas obras en este material a las que llamará Lurras.

Tanto en sus obras de menores dimensiones como en las enormes esculturas públicas, el vacío es un elemento indispensable sin el cual Chillida no concebía su trabajo. En su obra la escultura deja de ser masa para ser espacio, un espacio que debe ser recorrido y aprehendido por el espectador, que puede llegar a introducirse en la obra, como si de una arquitectura abstracta se tratase. El hueco le permite, además, jugar con otro componente fundamental en su producción tanto escultórica como sobre el papel: el límite. O, mejor dicho, la falta de límite, que sugiere una espacialidad infinita y da cabida a la imaginación, que tiene la capacidad de rematar la obra a su antojo.

Chillida es un artista de la libertad. Da libertad a sus piezas -que pueden ser ilimitadas- pero también al espectador, que concibe la obra a partir de su percepción de la misma. Es por esto mismo, que la línea adquiere una gran relevancia como presencia- realidad, en contraposición a la ausencia- espacio. Este juego de dualidades es también muy del gusto del artista que a menudo contrapone conceptos como pesado-liviano, vacío-lleno, blanco-negro y positivo-negativo.

Durante el año 1980 le dedicaron dos importantes exposiciones una en el Palacio de Cristal en Madrid donde se reunieron 57 de sus esculturas, y otra en el  Museo Guggenheim de Nueva York donde se expusieron 68 piezas. Un año más tarde fue condecorado con la medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes y en 1983 fue nombrado académico de la Royal Academy of Arts de Londres. En el año 1984 Francia le concedió el Prix National des Beaux Arts pour la Sculpture y en Estrasburgo recibe el Premio Europa. En 1987 le fue otorgado el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. En 1991 el Premio Imperial de la Asociación de Críticos de Japón y entre 1993-94 es nombrado Miembro de la American Academy of Arts and Science en Cambridge, Massachussets y de la Academy of Arts and Letters de Nueva York. Aunque su obra es reconocida y apreciada a nivel mundial, Alemania es un país que siente una especial predilección por el artista vasco, que utilizó en algunas de sus creaciones fragmentos del muro de Berlín. En esta ciudad se encuentra situada su escultura Berlín, símbolo de la reunificación germana.

En 1998, el  Museo Reina Sofía le rindió homenaje con la retrospectiva "Chillida 1948-1998" en la que se mostraron 170 obras del artista. Un año más tarde el museo Guggenheim de Bilbao unió a estas piezas otras diez de más de once toneladas de peso y cien dibujos.

Entre el 2000-2002, últimos años de su vida, recibió un emotivo homenaje de la ciudad de Bilbao, y se inauguró en Hernani su museo al aire libre, el Chillida-Leku. Fue nombrado miembro de la Academia de Bellas Artes de París y Medalla de las Artes por el conjunto de su obra, mención otorgada por la Academia de Arquitectura de París.

Falleció el 19 de agosto de 2002 y desde entonces hasta la actualidad, se ha seguido realizando exposiciones en las que se puede apreciar su basta producción y disfrutar con ella de la genialidad de este artista. 

Su obra se encuentra en espacios artísticos de gran prestigio: MNCARS (Madrid), Fundación Maeght (Sain-Paul-de-Vence), National Galerie (Berlín), Tate Gallery (Londres), Galería Nazionale d´arte Moderno (Roma), Hirshhorn Museum (Washington), Kunstmuseum (Basilea), Art Institut (Chicago), Guggenheim Museum (Nueva York), el Museo Chillida-Leky (Hernani), etcétera.

Arte en España 1918-1994 en la Colección Arte Contemporáneo, Alianza Editorial, Madrid, 1995.

ÁLVAREZ MARTÍNEZ, M.ª S.: “La fascinación por la obra de arte”, Santiago, punto de encuentro. Obras maestras de la Catedral y Caixa Galicia, Fundación Caixa Galicia, A Coruña, 2010, pp. 64, 65.

BAZAL, J.: Arquitecturas-el Peine del Viento. Edurdo Chillida-Luis Peña Ganchegui, Ediciones Q, Pamplona, 1986.

CELAYA, G.: Los Espacios de Chillida, Ediciones Polígrafa, Barcelona, 1974.

CLAY, J.: Chillida l'oeuvre graphique (catálogo), Maeght Editeur, París, 1978.

CORREDOR MATEOS, J.: Eduardo Chillida-Escultura y Dibujo, Caja de Ahorros de Asturias, Oviedo, 1991.

DE BARAÑAÑO, K.: La obra artística de Eduardo Chillida, Caja de Ahorros Vizcaína, Bilbao, 1987.

DE BARAÑANO, K.: Chillida-Heidegger-Husserl, Universidad del País Vasco, Leioa, 1990.

DE BARAÑANO, K.; FERNANDEZ, L.; ORDOÑEZ: Montaña Tindaya-Eduardo Chillida, Gobierno de Canarias, Madrid, 1997. 

DE BARAÑANO, K.: Chillida doctor honoris causa, Escuela Técnica Superior de Indenieros Industriales y de Ingenieros de Telecomunicación, Bilbao, 1998.

EDUARDO CHILLIDA: MEMORIA GRÁFICA, Selección y prólogo: Kosme de Barañano, Chillida Leku, San Sebastián, 1998.

ESTEBAN, C.: Chillida, Maeght Editeur, París, 1971.

FULLAONDO, J.D.: Chillida, Editorial Alfaguara, Madrid, 1968.

FULLAONDO, J.D.: Oteiza y Chillida, Editorial Enciclopedia Vasca, Bilbao, 1976.

FULLAONDO, J.D.: Chillida: el Laoconte vasco, Editorial Cain, Madrid, 1996.

HUICI, F.: Chillida-Elogio del Horizonte, Caja de Ahorros de Asturias, Gijón, 1991.

PAZ, O.: Chillida, Maeght Editeur, París, 1979.

SELZ, P.: Chillida: two public spaces in the Basque Country, Basque Government, Vitoria Gaztiz, 1985.

SELZ, P.; SWEENEY, J. J.: Chillida, Harry Abrams Inc, Nueva York, 1986.

UGARTE, L.: Chillida-Dudas y Preguntas, Editorial Erein, San Sebastián, 1995.

VAN DER KOELEN, M.: Eduardo Chillida catálogo completo de la obra gráfica 1986-1996 y 1973-1985, Chorus Verlag für Kunst und Wissenschaft Mainz, Munich, 1996, 1997.

VVAA: Chillida: 1977/1985 obra gráfica completa-1956/1986 diseño gráfico y Chillida III: Chillida e su trabajo, Museo de Bellas Artes de Bilbao, 1986.

VVAA: Eduardo Chillida-Ein Haus für Goethe, Förderverein Schöneres Frankfurt e. V, Frankfurt, 1987.

VVAA: Chillida: De Música, San Diego-Washington, 1990.

VVAA: Symposium Chillida, Cursos de Verano, Universidad del País Vasco, San Sebastián, 1990.

VVAA: Agatha Ruiz de la Prada-Homenaje a Chillida, Museo Nacional Reina Sofía y Ediciones Siruela, Madrid 1996.

VV.AA.: Santiago, punto de encuentro. Obras maestras de la Catedral y Caixa Galicia, Fundación Caixa Galicia, A Coruña, 2010, p. 78.

VELEZ DE MENDIZABAL, J.M.: Gure Aitaren Etxea-Chillida, Servicio Central de Publicaciones  del Gobierno Vasco, 1988.

VOLBOUDT, P.: Chillida, Aimé Maeght Editeur, París, 1967.

Ver menos