Ernst, Max

  (Brühl, Alemania  1891 - París  1976)
  Alias: Ernst, Max

Los primeros años de la vida de Max Ernst discurrieron junto a su padre, maestro de sordomudos, pintor aficionado y católico estricto. Ernst se matriculó en la facultad de letras en Bonn y comenzó a realizar sus primeras obras, muy influidas por el expresionismo del Der Blaue Reiter. En 1913 expuso sus obras en el Salón de Otoño de Berlín junto a Hans Arp, Paul Klee y Robert Delaunay, y continuó sus investigaciones estéticas durante un año, hasta que en 1914 fueron interrumpidas por la guerra.

Los horrores que vio durante la contienda le provocaron gran impacto, hasta el punto que tras la guerra se adhirió al movimiento dadaista, surgido en Zúrich en 1916 precisamente como un acto de denuncia no-racional frente a una civilización que es capaz de llevar a la humanidad a semejantes catástrofes. En 1921 André Breton le invitó a exponer sus obras en la librería Au sans pareil  de París, y animado por el sincero apoyo se trasladó a Francia en 1922, donde entró ilegalmente con el pasaporte del poeta surrealista Paul Eluard. Su situación en París era precaria, debido a su nacionalidad alemana, realizando todo tipo de trabajos, y pintando tan sólo los domingos. No obstante expuso en 1923 en le Salon des Independants, con una muy buena acogida de los futuros surrealistas, siendo miembro fundador del movimiento y participando en la mítica exposición en la Galerie Pierre de 1924. Se convierte en uno de los pintores más importantes del movimiento, hasta que en 1938 fue expulsado al secundar a Paul Eluard en sus diatribas con Breton.

Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial fue víctima doblemente, primero como alemán en Francia antes de la toma de París y después como disidente alemán para los Nazis. Escapó hacia Nueva York en compañía de Peggy Gugenheim, con quien se casó al poco tiempo. Allí conoció a la pintora Dorothea Tanning, que se convirtió en su nueva mujer, trasladándose a Arizona. En 1953 regresó a Francia donde residió y trabajó hasta su muerte.

Max Ernst es uno de los grandes artistas del siglo XX, inventor de técnicas - como el frotagge y el gratagge- y formas novedosas. Su obra no posee un solo lenguaje plástico, al contrario de otros compañeros de grupo como Tanguy, Dalí o Delvaux, quienes trabajaron casi toda sus carreras siguiendo una misma línea estética. Ernst siguió una trayectoria plástica fruto de un alma inconformista que busca nuevos medios de expresión para plasmar sus inquietudes. (José I. Abeijón- Mirian Sainz de la Maza)

Ver menos 

Obras del artista