José Ramón Morquecho

Pontevedra,1946

Nació en el seno de una familia de artistas; su abuelo era catedrático de dibujo y su padre pintor, lo que propició un contacto temprano con el mundo del arte. Su formación fue completamente autodidacta, y compagina el trabajo artístico con el de la banca.

En los años setenta se estableció en Santiago de Compostela y su pintura dio un vuelco, comenzando a reflejar el ambiente de agitación social y política de la época. Su estilo se decanta por la figura humana buscando en ella la expresividad del individuo, con toda la carga emotiva del momento. Es por esto que su paleta se reduce a grises, ocres y negros, y la obra de esta etapa evidencia las influencias de las pinturas negras de Goya.

Formó parte del grupo Nome, colectivo de artistas entre los que se encontraban M.ª Xosé Díaz, Xan Pardiñas, Lamela, Bibián y Quintana Martelo.
Conforme avanzan los años ochenta, se producen cambios importantes en su obra. Como consecuencia de los viajes que realiza por Francia e Italia, su paleta se recupera y se enriquece con una amplia gama cromática. El paisaje se convierte ahora en protagonista de sus óleos. Pinta naturalezas de forma rápida, pero elaboradas, cargadas de efectos de luz, de contrastes y de grandes manchas de colores vivos y fuertes: rojos, verdes y malvas con reminiscencias de la pintura fauvista. Su posterior estancia en Nueva York  también se refleja en su obra, en acuosos lienzos, de grandes dimensiones y mayor porosidad.

Ha participado en numerosas exposiciones, y recientemente ha recibido el primer premio del Cuarto Salón de Otoño de Pintura, convocado por la Real Academia Gallega de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario. Su obra se encuentra en importantes museos y colecciones, como el Museo Arqueológico de Ourense; Museo de la Fundación “Francisco Gil” (Salamanca); Museo Quiñones de León (Vigo); Fundación Antonio Pérez, Colección de Arte Afundación, etcétera.