El viejo

El viejo es una de las primeras obras de tema religioso realizadas por Xesús Corredoyra, que cultivará especialmente esta temática durante su etapa simbolista inspirada en la obra de El Greco que empezará a desarrollar pasado el 1910.

  • Xesús Rodríguez Corredoyra
  • 1909
  • Pintura
  • Óleo sobre lienzo
  • 178
  • 120 x 84 cm
  • Colección de Arte ABANCA

Esta obra fue realizada durante el período de formación Corredoyra que con veinte años se trasladó a Madrid, donde estudio junto a Sorolla. Residir en Madrid suponía para los jóvenes pintores que querían aprender el oficio la oportunidad de estudiar a los grandes maestros españoles en el Museo del Prado. De ahí que esta obra tenebrista nos remita directamente al naturalismo español del siglo XVII, cuyo principal representante es Ribera, y no al luminismo de su maestro. La influencia de Sorolla se percibe en el tipo de pincelada, pero no por ello se desprende de su esencia barroca, que reside en el tratamiento de la luz. El foco de luz diagonal baña los rostros de los personajes creando un marcado volumen que resalta las facciones, gracias al contraste con el fondo en penumbra, en el que sólo se distinguen un confesionario y elementos arquitectónicos del templo. El volumen de los rostros también es acrecentado por la pincelada breve y matérica que contrasta con la más lamida de los oscuros ropajes y el fondo. Siguiendo la tradición claroscurista del barroco español, la paleta empleada por Corredoyra es muy restringida, basándose en tono ocres, verdes y negros, y que en absoluto recuerdan a las explosiones de color que son los cuadros de Sorolla.

Como señaló Antonio Garrido, la obra presenta una inscripción en la esquina superior derecha con el texto: "A mi más alto y admirado amigo Minguez con admiración y agradecimiento. J. Corredoira". En la zona central se incluye nuevamente la firma, acompañada por la datación de la obra, que resulta dudosa por la forma del último dígito que bien pudiera ser un cuatro, un siete o un nueve. Según el historiador, "la factura del cuadro se puede poner en relación con obras como Rapaz Bañista o Retrato de Tomás Campuzano, ambos de 1907, en los que se advierte una concepción lumínica y cromática derivadas de Sorolla, su profesor de pintura en Madrid en ese año. Mayor distancia estilística se aprecia en El Viejo respecto a la producción de 1909 en la que la factura del pintor se puede poner más en relación con Zuloaga como se puede comprobar en los retratos de su tía Gloria o Xosé Corredoira, de tendencia más naturalista debido a un mayor predominio del dibujo lo que aporta una mayor descripción de los rasgos anatómicos de los rostros. Por estas consideraciones la atribución cronológica del cuadro estaría más ajustada a la fecha de 1907".

El viejo es una de las primeras obras de tema religioso realizadas por Xesús Corredoyra, que cultivará especialmente esta temática durante su etapa simbolista inspirada en la obra de El Greco que empezará a desarrollar pasado el 1910.