From Schindler´s list IV

Se trata de una naturaleza muerta, en la cual crea un contraste entre el hiperrealismo de los objetos representados sobre la tela, y el fondo desdibujado, utilizando para ello un lenguaje poético con connotaciones dramáticas. Además de esto, también hay una contraposición entre la realización de la mayor parte de la composición, en blanco y negro, y la superposición de un plano coloreado, evocando los fotogramas de la película de Spielberg.

  • Manuel Quintana Martelo
  • 1995
  • Pintura
  • Carbón y pigmento verde sobre tela
  • 561
  • 195 x 295 cm
  • Colección de Arte ABANCA

 Cuando Quintana Martelo ve la película de Steven Spielberg La lista de Schindler, se queda muy impresionado, y decide comenzar una serie de pinturas basadas en el hecho real que relata la película. La obra que aquí se comenta, es la cuarta de esta serie, realizada en 1995. Se trata de una naturaleza muerta, en la cual crea un contraste entre el hiperrealismo de los objetos representados sobre la tela, y el fondo desdibujado, utilizando para ello un lenguaje poético con connotaciones dramáticas. Además de esto, también hay una contraposición entre la realización de la mayor parte de la composición, en blanco y negro, y la superposición de un plano coloreado, evocando los fotogramas de la película de Spielberg. Representa el drama de lo sucedido, pero desde la ausencia de elementos amargos, recurriendo a metáforas, como el trozo de tela a rayas, pegado con celo, que recuerda a los uniformes de los recluidos, o los números que destacan sobre el fondo, evocando la numeración que le daban a cada persona, tatuándoselo en el brazo y cosido sobre su ropa. El tema de la alienación de los seres humanos que pierden su identidad para verse reducido a un número,  fue retomado por Quintana en la serie To those whose name was just a number. Sobre el trozo de tela blanca hay un plato sucio, manchado de pintura, con un pincel y una brocha formando una cruz, y atravesados por una rosa, que reposa sus hojas más allá de la tela, salpicando de color verde el fondo en blanco y negro. El hiperrealismo con que representa estos elementos, contrasta con el tratamiento expresionista del fondo, dominado por churretes de pintura, borrones, manchas aplicadas velozmente, rayaduras y grafismos.