Jet Line, serie 2

Jugando con tres colores (negro, blanco y rojo), con la forma del módulo, y la superficie sobre la que se asienta, el artista crea un ritmo, que es generador del movimiento. Un tipo de movimiento que no remite tanto al ámbito de los físico como a lo musical y matemático. La aparición y repetición de dicho módulo crea un “tempo”, que es el que coordina la serie.

  • Manuel Vázquez
  • 1999
  • Mixta
  • 3 piezas vinílico sobre tela y 1 vinílico sobre aluminio
  • 649
  • 120 x 200 cm
  • Colección de Arte ABANCA

Es característico de la obra de Manuel Vázquez, trabajar mediante series, que desarrolla a partir de una idea. Cada una de las obras que integra una de estas series, es concebida por el artista como un fotograma, haciéndose parte indispensable del conjunto, y sin cuya presencia éste queda incompleto. En Jet Line 2, Vázquez pretende representar la idea de movimiento, pero manteniéndolo físicamente ausente de las piezas, que beben, formalmente, de las vanguardias geométricas. Para recrear, o sugerir, el dinamismo, Vázquez emplea un módulo que se repite a lo largo de la serie con ligeras variaciones. Jugando con tres colores (negro, blanco y rojo), con la forma del módulo, y la superficie sobre la que se asienta, el artista crea un ritmo, que es generador del movimiento. Un tipo de movimiento que no remite tanto al ámbito de los físico como a lo musical y matemático. La aparición y repetición de dicho módulo crea un "tempo", que es el que coordina la serie.