Muller sentada

  • Luís Seoane
  • 1976
  • Pintura
  • Óleo sobre lienzo
  • 597
  • 100 x 81 cm
  • Colección de Arte ABANCA

Esta obra nos remite, una vez más, a la imagen de las mujeres de Seoane, majestuosas y serenas, sumergidas en su mundo interior y, en este caso, en actitud de espera. Su fisonomía, robusta, de formas redondeadas y monumentales, es la propia de las mujeres del campo, cuyo trabajo era primordial en la Galicia hambrienta de la posguerra. El artista ve en estas trabajadoras a unas heroínas modernas queluchan por sacar adelante a sus familias, y las representa como a seres de otro mundo asimilándolas a diosas de la Antigüedad y a mitos ancestrales, como la "Terra Nai". Asimismo, Muller sentada, es un icono atemporal que representa a todas las personas que se quedaron en Galicia esperando a cuantos emigraron, espera en muchos casos eterna, ante la imposibilidad del retorno.

Esta obra, realizada al final de su carrera artística, es una buena muestra del estilo pleno de Seoane. En ella se hace patente la simplificación en la aplicación del color, mediante tintas planas, en zonas tres únicas zonas, y la reducción de la paleta cromática. Reserva el negro para resaltar una línea orgánica y sinuosa, que crea las formas de la figura y la dota de cierto volumen, acotando las distintas áreas del lienzo. La línea, aunque descriptiva, sigue siendo esquemática. El dibujo se limita a la descripción del rostro, mientras la silueta femenina es sintética y sumaria. El trazo está trabajado a la manera de las artes gráficas, en las que Seoane estudiaba nuevas formas de expresión. En esta etapa de su vida, el artista ya no se preocupa de innovar, centrándose en trabajar la claridad del mensaje, cargado de un fuerte componente poético, tanto en el arabesco de la línea como en el diálogo del color, que se han depurado en favor de un lenguaje propio y a la vez universal.