Antoni Tàpies

Barcelona, 1923 - 2012

Nació en 1923 en el barrio gótico de Barcelona, en el seno de una familia de clase media de la burguesía catalana. Su padre era abogado y su madre pertenecía a una familia de tradición librera. Sus vínculos con destacados personajes del republicanismo catalán y de artistas e intelectuales nacionalistas, también le dejaron una importante impronta, marcando su carácter. En 1948 fundó junto a Bossa, Ponç, Cuixart, Tharrats y Arnau Puig la revista Dau al Set, publicación que tuvo una breve vida de tres años debido a problemas con la censura. En este mismo año expuso por primera vez sus pinturas. Su primera etapa artística fue denominada por Cirlot como “mágica”, dado al fuerte influjo del surrealismo mironiano, del psicoanálisis y de la ciencia moderna. No obstante, ya en este periodo se distinguen algunos de los rasgos de la que será su línea de trabajo más recurrente: la experimentación con los materiales y el uso habitual del gratagge y el collage. Su estancia en París en 1951, becado por el estado francés, le permitió entrar en contacto con las tendencias europeas, despojándose de las referencias figurativas y de la intención narrativa. En esta misma década, Tàpies empieza a obtener el reconocimiento internacional.

Tres años más tarde, viaja a Nueva York para exponer  en la Martha Jackson Gallery Un año después contrajo matrimonio con Teresa Barba, con la que tuvo tres hijos. En 1956 fue galardonado por la UNESCO y dos años más tarde acudió a la Bienal de Venecia con una sala en exclusiva. En 1980 se produce un punto de inflexión en su carrera. Frente a unos esquemas simétricos, ortogonales y cerrados, apuesta por un mayor expresionismo reflejado en formas más abiertas, caóticas y manchadas. En estos años comienza a experimentar con la escultura en tierra, interesándose por los valores texturales de la materia. A lo largo de su carrera Tàpies ha obtenido numerosos premios y menciones: en 1981 recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes y fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Barcelona, la Universidad de Palma de Mallorca y el Royal College of Art. En 1990 le concedieron el Premio Príncipe de Asturias de las Artes y en 2003 el premio Velásquez de las Artes Plásticas. Su obra forma parte de las principales colecciones del mundo, y ha expuesto en centros como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el IVAM, el MACBA o el Guggenheim.