Castelao (Alfonso Daniel Rodríguez Castelao)

Rianxo, A Coruña, 1886 – Buenos Aires, 1950

Nace en Rianxo (A Coruña) en 1886. Su padre emigra a Argentina y la familia se reúne con él en 1896, viviendo en la Pampa. Regresa en el año 1900. Termina medicina en 1909. En ese mismo año sus dibujos son expuestos en el Salón de Humoristas de Madrid y consigue la medalla de oro en la Exposición Regional Gallega. Hasta mediados de la década de 1910 trabajará como ilustrador en revistas madrileñas y gallegas. En 1915 ingresa en el cuerpo de estadística, instalándose en Pontevedra en 1916. Ese mismo año se incorpora a las Irmandades da Fala y colabora en el periódico A Nosa Terra. En 1921 realiza un viaje por Francia, Países Bajos y Alemania para contemplar y estudiar arte. Expone en Galicia y en Madrid los dibujos del álbum Nós, obra fundamental en la evolución de la plástica gallega al introducir en ella la temática social de carácter crítico, rompiendo con la estética regionalista y decorativa. En 1924 ingresa en el Seminario de Estudos Galegos y en 1926 es nombrado miembro numerario de la Real Academia Galega, tomando posesión en 1934.

Proclamada la República en 1931, es elegido diputado por Pontevedra. En diciembre es uno de los fundadores del Partido Galeguista. En las elecciones de 1933 no es reelegido, y tras los acontecimientos de octubre de 1934 es desterrado a Badajoz. En las elecciones de febrero de 1936 es elegido diputado. La guerra civil lo sorprende en Madrid y durante la contienda vivirá en esta capital y en Valencia (donde publica los álbumes Galicia mártir y Atila en Galicia), para después viajar a Moscú, Nueva York —donde edita Milicianos— y a La Habana. La derrota de la República la vive en Norteamérica. En Buenos Aires preside el Consello de Galiza. En 1946 es nombrado ministro del Gobierno de la República en el exilio. Vuelve a Buenos Aires, donde muere en enero de 1950 en el sanatorio del Centro Gallego. En el exilio estrena su obra Os vellos non deben de namorarse, cuya escenografía realiza. En 1944 publica Sempre en Galiza y el mismo año de su muerte ve la luz su ensayo As cruces de pedra na Galiza.